Alumnos

La Rueda

Dentro de la formación que estamos recibiendo en el Agile Bootcamp Kairós, hemos tenido una sección dedicada a entender y practicar los Agile games.

Si queréis conocer en profundidad el sentido y aplicación que tienen los Agile games, os recomiendo leer el artículo publicado por mi compañero de Bootcamp, David Zambrano, Agiles Games.

DURACIÓN En torno a 15-20 Minutos.

OBJETIVO
Reflexionar acerca de la comunicación en un equipo.

INSTRUCCIONES
Formar un círculo en el que todos puedan verse.


Dinámica del juego

El juego se desarrolla en 5 rondas:
Ronda 1 → Colores
Cada participante elige alguien a quien decirle un color. La persona que recibe el mensaje, a su vez elige a otra a la que decirle otro color y así sucesivamente, hasta que todos los participantes hayan recibido un mensaje y transmitido otro. Tienen muy claro qué persona les da el mensaje, qué mensaje es, a qué persona ellos transmiten un mensaje y qué mensaje es. Hasta aquí sencillo, ¿no?.
Ronda 2 → Ciudades

Misma dinámica, en este caso diciendo ciudades y comunicándose  con una persona diferente que en la anterior ronda.

Como ya hemos cogido ritmo, funciona a la perfección.

Ronda 3 → Combinamos colores y ciudades

La persona inicia la ronda envía los dos mensajes en muy corto espacio de tiempo.

En algún momento se pierde uno de los dos mensajes y ninguno de los participantes se da cuenta.

Ronda 4 → Animales

Transmitimos de nuevo una única información, a personas diferentes que en las anteriores rondas.

Al ser sólo un mensaje vuelve a funcionar de maravilla, ¡ya estamos entrenados!.

Ronda 5 → Combinamos colores, ciudades y animales

Hacemos una última ronda combinando los tres temas: colores, ciudades y animales. Dejaremos también, un corto espacio de tiempo, a la hora de ir iniciando los mensajes.

¿Qué creéis que pasó?  A duras penas conseguimos hacernos entender, elevando el tono, llamando la atención a un compañero que no nos mira, haciéndonos hueco entre los gritos, etc…. ¿os suena esto?.

Conclusión

Si nos enfocamos en una única tarea, con un sólo interlocutor, suele ser algo sencillo con muchas probabilidades de éxito.

Sin embargo, cuando se van diversificando las tareas y dependemos de la atención de otros para conseguir nuestro objetivo, comienzan los nervios, la tensión y las malas formas.

En el mundo laboral, es bastante común encontrar este tipo de situaciones. Esto genera que se trabaje peor, más desordenadamente y sobre todo, que al final se consigan peores resultados.

La aplicación de este juego tendría cabida en cualquier equipo de personas que trabajen juntas y que estén inmersas en este cruce de mensajes sin darse cuenta.

El objetivo de practicar este juego, sería que cada persona pueda reflexionar sobre si esto le está ocurriendo, cómo actúa en ese caso y qué podría mejorar.

¿Os animáis a probarlo?

Laura Benito