Alumnos

¿Y ahora, qué hago?

Como nos comentan nuestros compañeros Álvaro González y Felipe González en su artículo Fishbowl y equipos, a propósito de su dinámica formativa, las interacciones marcan nuestras relaciones, sea cual sea el ámbito en el que estemos. Y, ¿cuántas veces has estado en una situación parecida sin saber muy bien qué hacer? A mí me ha pasado y, aunque me sigue pasando, quiero compartir contigo lo que llevo aprendido hasta hoy, por si te sirve.

Todo comenzó con una cena tranquila
Recuerdo a principios de año una cena con las amigas en las que estábamos hablando de las próximas vacaciones que pasaríamos juntas. Y ya sabes cómo es… que si playa y descansar o monumentos y andar sin parar, que si en España o fuera, que si eso no me gusta, que si en Semana Santa o en verano, que si es un destino seguro o no, que si demasiado caro…. no deja de sorprenderme cómo, a pesar de conocernos desde hace más de 20 años, los patrones en nuestras interacciones se repiten. Verás…

Tenemos a Ana, que no dijo “ni chus ni mus” en toda la cena porque no le motivaba nada el plan ,así que se entretuvo pensando en sus cosas. Si hubiésemos tenido un facilitador en la mesa, probablemente hubiese explorado en sus necesidades (tanto las cubiertas como las que no) con el fin de averiguar sus motivaciones y así “devolverla” al grupo, logrando que nos aportase su visión, ideas e inquietudes. Lástima que no fuese así y me di cuenta más bien tarde…

La tranquilidad nos duró poco

Discutir con Olivia siempre cansa y más en cuestión de viajes, que le apasionan. Su posición era cualquier cosa menos amigable, fruto de su pasión que la llevaba a hablar de forma tajante e incluso un pelín agresiva, subiendo el tono constantemente. Lo que siempre me funciona con ella es escucharla “de verdad” (de forma activa y profunda) para entender el motivo que desencadena este comportamiento, así como cambiar de tema para bajar “el calentón” e incluso recordarle que a los demás comensales no les interesa nuestra conversación.

Y cuando ya hemos apagado este fuego, aparece Julia, que tiene la habilidad de destrozarnos los planes en “na´y menos” poniendo pegas a todo. Para que te hagas una idea, no le cuesta nada decir que no, a veces, incluso parece que lo hace por sistema. Así que vuelta a empezar con el discurso de pros y contras, sólo que a ella le pido integrar todas sus críticas en la propuesta de destino final (solución) y así reconducirla en su actitud.

Menos mal que también están Olga y Raquel, personas infatigables en la búsqueda de un plan que nos guste a todas. Ya sea porque construyen sobre lo que hablamos, porque ponen encima de la mesa nuevas opciones o bien porque, como se suele decir “ideas traen ideas”, sus interacciones aportan de forma constructiva y contribuyen a converger en aquello con lo que todas estemos satisfechas.

Tomamos una decisión

Quizás te sorprenda lo que te voy a decir ahora, pero he de confesarte que cada vez que estoy con un equipo y observo sus interacciones, recurro a ellas. Porque al final, como yo lo veo, un equipo es como cualquier otro sistema (familia, amigas, compañeros de trabajo, etc.) y los comportamientos de Ana, Olivia, Julia, Olga y Raquel se repiten. Y lo que me funciona con ellas, salvando las distancias, también lo hace con los equipos.

Por ello, me centro primero en conseguir el mayor nivel de confianza posible entre sus integrantes (nuestros 20 años juntas), después identifico los diferentes tipos de interacciones (Ana como “la nula”, Olivia en su papel de “bélica”, Julia en “oposición sistemática” y Olga & Raquel con sus interacciones sumativa y multiplicativa) y, finalmente, aplico en cada caso los trucos que te he contado y los acompaño para que las conversaciones fluyan. Además, y aquí me sale la vena de coach, nunca pierdo de vista el feedback que recibo del sistema, de tal forma que continúo o reformulo en función de cómo van avanzando.

Por último, déjame recordarte que esto es sólo una forma de hacer, mi propia experiencia que quizás te ayude o, todo lo contrario, así que coge solo aquello que pueda contribuir en tu dia a dia. Y, por si tienes curiosidad, hemos decidido ir a Perú….

BIBLIOGRAFÍA

Cembranos, F. y Medina, J.A (2006) Equipos Inteligentes – Teoría y Práctica del trabajo en equipo, Editorial Popular.

Navacerrada, J. y Piñeiro, C. (2019) Apuntes sobre dinámica de grupos & técnicas de facilitación, 1er Agile BootCamp Kairós DS

Estíbaliz Guinea